Yaracuyano prefiere distraerse y buscar variedad en ciudades vecinas
Yaracuyano_visita_establecimientos_en_Barquisimeto_por_la_facilidad_de_desplazamiento,_nivel_adquisitivo_y_hace_del_viaje_algo_placentero.JPG

Olkis Moyetones
Fotos: Pedro Hernández

La falta de espacios públicos y privados que brinden comodidad, satisfacción y seguridad para el esparcimiento del yaracuyano, han generado que gran parte de la población se refugie en los lugares que ofrecen las ciudades vecinas como Barquisimeto y Valencia. Entretenerse y socializar son actividades que se han convertido en un lujo para muchos ciudadanos.

La selección del lugar a visitar obedece, principalmente, a juntarse con amigos, comer, pasear, bailar, tomar, recrear los sentidos, conversar, así como también observar la manera de vestir de los demás y copiar sus maneras de andar. Para muchas personas salir y disfrutar, de determinado ambiente, significa más que distraerse del trajín de la semana, es ver gente y ser visto.

Para Rafael Principal, director del Museo Carmelo Fernández, el factor principal de que el yaracuyano no considere las múltiples acciones que ofrece el estado, es su cercanía con ciudades de gran potencia comercial, la ventaja de contar con la Autopista Centro Occidental y la cultura etnovista. “Querer estar buscando el modismo influye en la creación de una barrera, la cual nos hace pensar que la cultura es aburrida y no impide visualizar las opciones existentes”.

La identidad colectiva del pueblo, es influida por la creación de nuevas necesidades, haciéndolos dependientes a los objetos de consumo y generándoles el hábito del consumismo. Sin embargo, no disminuye la posibilidad de que los individuos opten entre diversas alternativas que ofrece el gran mercado, por aquella que mejor le satisfaga sus necesidades.

“Los individuos están inmersos en una realidad social, su desarrollo personal no puede disociarse del intercambio con ella, su personalidad se va forjando en su participación, en las creencias, actitudes, comportamientos de los grupos a los que pertenece. Esa realidad colectiva consiste en un modo de sentir, comprender y actuar en el mundo y en formas de vida compartidas. El problema de identidad de los pueblos remite a su cultura”.

Un gran número de yaracuyanos – dijo Principal – prefieren visitar galerías de arte en Valencia, el Museo de Barquisimeto, centros comerciales de ambas ciudades, entre otros lugares, pues existe la facilidad de desplazamiento, nivel adquisitivo y sales lo suficiente cómo para hacer del viaje algo placentero.

Los establecimientos, institutos, organismos y prestadores de servicio en Yaracuy, no cuentan con una programación sistemática de los eventos, poca planificación, ausencia de ofertas atractivas y baja promoción. “La programación de eventos debe ser sistemática, así la gente vendrá los días establecidos, por el contrario si lo rotas será difícil crear una costumbre”.

Agregó, “hay que formar al yaracuyano para que aprecie lo que posee, consolide los espacios y justifique la inversión que se realiza en infraestructura, lo que permitirá generar demanda y crear nuevas construcciones. Antes, la gente buscaba sólo conveniencia, luego demandó variedad, el siguiente nivel fue el entretenimiento y ahora también pesa la experiencia, qué experimentan y sienten los visitantes en un lugar de esparcimiento”.

Para las personas es importante ir al mismo lugar que su grupo o entorno social como el cine, supermercado, tienda por departamentos, restaurantes, gimnasio, un café, centro comercial, club, sitios nocturnos, museo, teatro, paseo, galerías, entre muchos otros lugares de interés; sin embargo la mayoría de estos espacios se ubican en la zona metropolitana, desatendiendo a una gran parte de la población.

Inseguridad, nivel adquisitivo, distancia y poca oferta de variedad son algunos de los factores que, según los ciudadanos, influye en la disminución de lugares de interés en la ciudad. La cultura del yaracuyano es pasiva, el consumismo en la ciudad no es elevado y la rentabilidad de estos negocios no es significativa, por lo que su desarrollo es paulatino.
Para_muchas_personas_salir_y_disfrutar,_de_determinado_ambiente,_significa_más_que_distraerse_del_trajín_de_la_semana,_es_ver_gente_y_ser_visto.JPG


Expresiones del ciudadano

(C) Mariana Velandria, “la inseguridad que se vive hoy día ha limitado mis opciones de salir, aunado a los pocos sitios que existen en la ciudad y que la mayoría son de alto costo. Existen centros que ofrecen conciertos, desfiles de moda, obras teatrales o exposiciones, pero a pesar de ser gratis la hora, la inseguridad y la distancia afectan en mi decisión de asistir, sin embargo en otras áreas han mejorado las opciones como los restaurantes”.

(C) Carlos González, “fuera de las horas laborales y de convivencia familiar, me gusta distraerme en centros nocturnos tranquilos, en algunas oportunidades voy a Barquisimeto por la falta de sitios o poca variedad que existe aquí. Otra manera de distraerme es leer, pero cuando quieres buscar una literatura especifica no la consigues, por eso sales a otra ciudad y no te molestas en volver a buscar aquí”.